Guía Experta para Snorkeling a lo Yami & JJ

by | Aventura, Blogs

¡Me encanta hacer snorkeling! Eso creo. Digo, la semana pasada no lo hubiera hecho. Ahora… ¡soy un experto! Ya sabes… Porque no morí.

 

Una Brillante Idea

Todo comenzó el año pasado. Yami hizo snorkeling en Dorado. No me llamó la atención. Era una actividad del trabajo y no se veía muy entusiasmada. Sin embargo, mientras más íbamos a la playa a nadar, más hablábamos sobre hacer snorkeling. Aunque del dicho al hecho va un buen trecho, un día le pregunté, ¿Lo vamos a hacer? Y ella dijo: “¡Dale! ¡Hagámoslo!, dijo. Ok,  ¡allá vamos!

En mi mente, el snorkeling es como en las películas o como en Animal Planet. Sumergirte en el océano y volverte uno con los peces, todo el día. Resulta que no puedes respirar en el agua el día entero. Mi idea no era tan ambiciosa, solo quería nadar con los pecesitos. Entonces, ¿cómo respiraremos en el agua? Necesitamos equipo, oxígeno. Pero, ¿cómo funciona? ¿Tengo que cargar un tanque de oxígeno conmigo? Entonces escuché una voz. “Eso es buceo tonto”. Por cierto, esa era Yami, y no una voz en mi cabeza.

Me gusta comprar lo mejor de lo mejor. En ese sentido soy complicado. Sin embargo, he adoptado un un nuevo lema: dile sí a lo simple y no a lo complejo. Esto me ha  servido como coach de salud y bienestar y a Yami le ha resultado como terapeuta de manejo de dolor. Así que lo mismo debe aplicar aquí. Entonces entré a Amazon, la tienda online, no el lugar donde gente loca juega con serpientes gigantescas.

Las cosas se complicaron rápidamente: máscaras, aletas, trajes impermeables, zapatos y snorkel, ese tubito que sobresale en el agua. Resulta que es con eso con que puedes respirar en el agua. ¿Y quién no lo sabe? Pues todo el mundo lo sabe menos yo. Desconocía que no tenías que bucear para poder ver los peces en el fondo del océano en su sociedad secreta.

¿Les dije que soy de Ohio? 

jj & map-1

De vuelta a la parafernalia para la aventura. La máscara y el snorkel fue fácil conseguirlos. Al menos eso pensé. Cuando nado, bueno, cuando intento nadar, eh… cuando entro al agua,  la nariz se me llena de agua rápidamente. Era una experiencia terrible cuando niño. Ahora he mejorado bastante. Pero a veces tengo que taparme la nariz. Sip, soy ese tipo.

En la búsqueda del equipo descubrí que hay máscaras que te cubren la cara completa. Se supone que son buenísimas para respirar normal, pero uno parece un extraterrestre. Al menos me veré rarísimo. Pero estaba dispuesto a hacer el papelón. Problema resuelto. Hasta que Yami dijo “¡Quiero nadar bajo el agua!” ¿Cómo?, pensé que esa parte estaba resuelta, nada de buceo, pero, está bien. ¡Vamos a nadar bajo el agua! El problema es que esas máscaras no están hechas para sumergirse. Flotan mucho. Más adelante les contaré que ese precisamente es el problema que tiene uno de nosotros. Entonces, ¿qué hago? Ella me dijo que una máscara regular me cubrirá la nariz. ¡Sobreviviré!

Máscara, lista. Snorkel, listo. Faltan las chapaletas, o “aletas”, le llaman los principiantes. ¿O es al revés? ¿Las necesitamos?

Recuerden, Yami quiere nadar bajo el agua. Si te quieres sumergir tienes que aguantar la respiración. Leí que las chapaletas permiten que te impulses por el agua rápido. Eso es todo lo que necesitaba oír. ¡Chapaletas para dos por favor!

jj boots puerto rico dolorYa tenía zapatos para el agua pero se llenaban de arena. Quería unos que protegieran más el pie y no tener arena entre los dedos todo el tiempo. La respuesta: botas de buceo. Con ellas  ellas no entra tanta arena, tu pie permanece protegido y puedes usarlos con las chapaletas. Ahora puedo caminar en la playa con las botas, meterlas en las chapaletas e irme a nadar.

Solo hay un problema: me veo como un… principiante, como un… turista. Y me veo realmente como suena. Tonto. La pregunta es, qué es más importante: comodidad o apariencia. Por desgracia tengo que pensarlo. Las botas se extienden como seis pulgadas sobre mi pie. Me explico, son botas, que pueden lucir muy bien con un traje de buzo. Pero cuando mides 6’4”, eres calvo, con pantalones cortos y gorra de béisbol, el mensaje que se proyecta es diferente.

Le pregunté a Yami si quería un par de botas para que no se pusiera celosa. Ella las miró. Y 0.2 segundos después escuché “JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”  (editado por razones de espacio). “No me pondré celosa. Puedes ordenarlas para ti”. Ella siempre me apoya. (Inserta sarcasmo aquí).

Cuando terminó de reír a carcajadas le pregunté si yo necesitaba algo más. “Una camisa de manga larga”, me dijo. “Para qué quiero una camisa”? Tengo muchas camisas. Imagino que necesito una especial para que el sol de Puerto Rico no me convierta en un superhéroe radiactivo. De hecho, no suena muy…

Olvídalo amigo lector. Camisa de manga larga, ordenada.

¡Estamos listos!

Rincón, Puerto Rico

bar rinconDecidimos hacer un viaje a Rincón, en el oeste de Puerto Rico. La noche que llegamos nos aventuramos a dar una vuelta por la barra del hotel cercano en busca de  “intel”. Fueron otras las razones que nos motivaron a ir pero me gusta la palabra “intel”. Le pregunté al bartender por el mejor lugar para bucear. Inocente yo, por supuesto. Tan pronto dije la palabra “bucear” Yami abrió los ojos y dijo “¡¡SNORKELING!!”. No pude evitar hacer el gesto de sumergirme en el agua como si estuviera a 100 pies de profundidad. ¡Me dejé llevar por el momento! Todo está bien, gracias a Dios. Casi caminamos directo al precipicio mortal antes de poner un pie en el Atlántico.

Día 1

Mirando retrospectivamente, al menos debí buscar un vídeo en YouTube para tener algo de referencia sobre el snorkeling. Pero, honestamente, no lo pensé. ¿Cuán difícil debe ser ponerte la máscara, el snorkel y tirarte al agua? Pero el snorkel debe mantenerse en posición vertical de alguna manera. En la máscara hay una pieza que la conecta al snorkel. Ok, eso es fácil. Excepto que estoy en medio de las corrientes cuando descubro que debo insertar la pieza. Y las corrientes me están moviendo el trasero para todos lados. Ahora estoy descubriendo el snorkeling y las corrientes marítimas simultáneamente. Luego de tratar por varios minutos miro a mi alrededor y veo a Yami tranquila, flotando pacíficamente con su snorkel apuntando al cielo, como Dios manda.

Soy paciente y espero que ella termine de flotar y vea mi sufrimiento. Ella viene y se hace cargo de la situación, o de mi, no estoy seguro de cuál. (Sí, estoy seguro).

“¡Escúpela! ¡Escúpela!”. Repetía un montón de veces. “¿De qué rayos estás hablando? Esta máscara es de buena calidad. Estaré bien”. Entro al agua y ¡No puedo ver! Está empañado. ¿Por qué hay burbujas en mi súper máscara? No se supone que pase. Espera, yo medito. Lo olvidé. Puedo cambiar la situación, no tengo que tener la razón. Aun puedo escucharla: “escupe, escupe”  mientras hacía sonidos guturales para darle más drama al asunto. Creo que debo parar aquí… Nada más que decir, hice lo que me dijo y funcionó. ¡Y fui feliz!

amish snorkeler¿Recuerden mi delicada nariz? De vez en cuando una gota de agua escapaba y entraba en ella. ¿Tendré que taparme la nariz mientras hago snorkeling? Sería terrible y todos los peces se reirían demi. Pero leí sobre cómo la barba puede afectar que la máscara no selle en la cara, al menos no en el labio superior. En realidad no tengo mucha barba. Me la tendré que afeitar.  Le comenté a Yami sobre el problema con mi nariz y que consideraba la idea de afeitarme. Ella de inmediato aprovechó la oportunidad para decirme “¿como los Amish?”. Bueno, no solo me afeitaría el bigote, pero ya que te estás burlando, creo que lo haré. Ahora te verán haciendo snorkeling con un Amish.

Cuando me sumergí en el agua, sentí paz, quietud. Increíble no es una palabra con la fuerza suficiente para describir lo que sentí. Y los peces aparecieron de la nada. Esperaba ver un par de peces pero lo que vi fue como sacado de Discovery Channel. Peces azul brillante, amarillos, peces que se camuflaban con el fondo del océano. Mire y dije “¡Un pez ángel!”. ¿Cómo es que un chamaco de Ohio sabe sobre el pez ángel? Era el destino. Traté de seguirlo pero él tenía otros planes, supongo. Entonces decidí que debía nadar más rápido.

blue fish

Este no es un pez Angel, pero está bien bonito. (Si alguien sabe cuál es el nombre, nos avisa).

Día 2

¡Es el día de las chapaletas! Soy un experto en todo lo demás. Entonces lo obvio es agregar algo nuevo. ¡Estoy listo!

Es un día caluroso y necesitamos sentarnos en la sombra. Encontramos una silla de playa pero no estaba cerca del agua. No me importó pero Yami guardaba un secreto. Me dijo “tienes que caminar de espaldas”. “¿Qué?” ¿Por qué pregunto? Ella ha tenido la razón todo el tiempo. Entonces inmediatamente cambié mi forma de pensar de “Qué” a “lo que tú digas mi amor”, o algo parecido.

Tengo las botas, la máscara, el snorkel. Ahora a ponerme las chapaletas. Mientras pienso en todo eso miro a Yami y ella ya está lista con su equipo puesto. Minutos después, estoy listo también. “Tienes que caminar de espaldas si tienes las chapaletas puestas” la oigo decir. Ok. voy a caminar de espaldas a la playa 100 pies, ¡busca el celular que esto promete!

¡Las chapaletas son un éxito! No puedo decir que soy un pro de la primera vez, pero bastante cerca. Pensé que teponías las chapaletas y salías nadando. De hecho, hay que mover las piernas y hacer el trabajo, pero una vez le coges el piso es bien nítido. Yami está a mi lado derecho y me pregunta dónde estamos. Nadamos una distancia considerable en pocos minutos. El poder que tenemos es infinito. ¡Nada nos detiene! Cálmate JJ…

Puedo decir que chapaletear en la playa me vino muy bien para la espalda baja. He tenido problemas en la espalda baja casi toda mi vida. Lo veo como algo espiritual, lo que necesita mi espalda para saner es el océano. Eso y Yami. Cuando tenía un dolor de espalda insoportable hace varias semanas  ¡sus tratamientos de MFR me ayudaron muchísimo! Y no lo digo por decirlo. No soy un cliente fácil (veo a Yami asintiendo con la cabeza). Simple y sencillo, el MFR funciona. Acabo de inventar un nuevo algoritmo teórico. En serio, ahora mismo. MFR+playa+chapaletas2 = alivio del dolor. Voy a patentizar la fórmula, regreso ya.

Todo fue pacífico. Especialmente cuando un banco de peces apareció de la nada. Sentí que venían hacia mi. Me detuve y los dejé pasar. ¡Bien nítido!. Mira el vídeo (está un poco borroso pero está cool).

Resumen

Si estás conyami mar dolor puerto ricofundido en cuanto a si queremos bucear o no, únete al club. ¿Recuerdas cuando dije que flotar demasiado no es muy bueno para uno de nosotros? Esa es Yami. Cuando dice que quisiera sumergirse, en realidad desea poder hacerlo. Es una boya humana. Ella flota sola, sin ningún tipo de equipo ni ropa especial. Aunque la cualidad puede ser muy útil si queda atrapada en medio del océano con un tigre.

A pesar de todo esto, no estamos listos para nadar bajo el agua. Algún día. Quédate pendiente.

Resulta que la camisa de manga larga fue buena idea. Mejor dicho, una gran idea. Tenía puesta una gorra, camiseta, estaba completamente cubierto, excepto los bordes de las orejas. Ni sabía que las orejas tenían bordes. ¡Se quemaron! No imagino mi delicada y jincha piel gringa sin la camisa especial radiactiva. ¡Gracias, Yami!

Mientras escribo, el destino quiso que Yami me enseñara una nueva palabra en español: ¡Chicharrón!, mientras me agarraba mis pobres orejas. No creo que eso me haga sentir mejor en este momento. No importa… comoquiera me ayuda.

¡Ah! Y olvidé el traje de baño.  Con eso los dejo…

Experiencia de Vida

Toda esta experiencia fue surreal. Una vez te dejas llevar y dejas de tratar demasiado, es increíble. Poder flotar en el océano, respirar normal y ver la belleza que en él habita es una sensación que quiero vivir con más frecuencia. Lo bueno es que puedo hacerlo. Esa sensación habita en MI. Tengo control de mi paz. Y definitivamente es más fácil cuando estás en la naturaleza. Pero depende de mi. De la misma manera que tu paz depende de ti. Detente, respira y escucha. No importa donde estés.

Por maravilloso que sea, nada mejor que experimentarlo con la persona a quien amas. Tengo que admitir que mirar a Yami flotar en el océano fue maravilloso y lleno de paz. Estar con ella me da paz. Puede que no sepamos lo que hacemos, pero a quién le importa. Ahora somos aventureros, exploradores. ¡Y este es solo el comienzo!

Ahora es tu turno estimado lector. Dinos qué te parece nuestra aventura. Comparte con nosotros una aventura o experiencia que hayas tenido. ¡Nos encantaría conocerla! Siempre buscamos maneras de aprender, descubrir y compartirlo contigo enriquece nuestras vidas. Así que te invito a dejar un comentario aquí y…

¡Siente la Vida!