¿Necesitas Hacer Ejercicios y no te Gusta? Esto me Funcionó

by | Blogs, Muévete

Con la llegada del nuevo año los gimnasios se ven repletos de entusiastas que quieren perder peso, lucir mejor, dedicarse un tiempo, verse y sentirse saludables, en fin, todo lo que la ilusión de un nuevo comienzo puede traer.

Los entusiasmados socios de gimnasios hacen la inversión de pagar la membresía, comprar ropa, calzado, toallas y todo lo que puedan necesitar para verse y sentirse mejor antes y después de sudar la gota gorda.

Lamentablemente de los que se matriculan en un gimnasio, cerca de 63% no cumple con la resolución que hicieron en enero. Y los entiendo perfectamente porque a mí también me sucedió hace muchos años.


¿Por qué ocurre?

Cuando se realizan muchos cambios en poco tiempo, los resultados no tienden a ser duraderos. Es por esto que una vez pasa la euforia de las primeras semanas, comienzan a surgir inconvenientes para ir a entrenar: tienes que entrar más tarde o más temprano al trabajo, tienes un compromiso familiar o con amigos, te sientes deprimido, se enfermó tu mascota, te llamó tu mejor amiga en crisis justo cuando te preparabas para ir al gimnasio… Solo una vez que faltas desencadena una hilera de ausencias hasta que finalmente no se te ve ni el pelo en la trotadora.

Si además, tienes un entrenador que te hace una rutina muy fuerte y al día siguiente te duele todo, será menos atractivo regresar. En realidad la culpa no es del entrenador. La mayor parte de las veces que haces ejercicios por primera vez tu cuerpo se resiente y es normal, si es la primera vez que lo haces. Los músculos y tejidos se inflaman pero es normal, es la manera en que tu cuerpo se adapta para tener una resistencia mayor.

Eso fue lo que me sucedió hace mucho tiempo y nunca regresé a un gimnasio.


Estar en forma y pasarla bien es compatible

Una vez pasada la decepción del gimnasio me preguntaba qué hacer para mantenerme en forma, bajar de peso, sudar y pasarla bien. Por muchos años fui bailarina e instructora de baile. Pero al dedicarle menos tiempo semanalmente, sentía que debía comenzar a ejercitarme sin que fuera un suplicio. Entonces comencé a bailar en mi hogar varias veces en semana, como si estuviera entrenando para una presentación. Eso resultó muy bien, hasta que me veía restringida por los horarios del trabajo y las horas que le dedicaba.

Entonces comencé a preguntarme qué hace la gente que cuenta con poco tiempo para hacer algún tipo de actividad física. ¿No hace nada? ¡No puede ser!

Comencé a investigar y encontré de todo: brincar cuica, correr en sitio, yoga, baile, aeróbicos, joggear, correr bicicleta, nadar, artes marciales, Tai Chi y la lista es interminable.

Continué la búsqueda y el denominador común era que aunque no lo hacían por mucho tiempo, sí lo practicaban 5 días a la semana sino todos los días. Entonces empezó a tener más sentido para mi.

El baile seguía siendo y es mi vida, sin embargo, lo hacía en la noche. Recuerden que esto fue hace muchos años y antes de que Beto Pérez inventara Zumba.

bailar-zumba-ejercicios-actividad-fisica

Ya que no podía hacer ejercicios en la noche, cambié el horario y decidí practicarlos en la mañana antes de ir a trabajar. La primera vez que lo hice me desmayé luego de terminar porque lo hice con el estómago vacío. Otra lección aprendida: nunca entrenes en ayuna. Al menos come una barra de proteína o una fruta como guineo y un vaso de jugo para que tus niveles de azúcar en sangre no se afecten.

Comencé caminando por el vecindario tres veces por semana y no me fue mal. Estiraba antes de entrenar, caminaba a paso ligero por 15 minutos, calentaba para enfriar, terminaba el desayuno, una ducha y a trabajar.

Por un tiempo me sirvió, hasta que comenzó la temporada de lluvia. Esos días hacía aeróbicos en casa. Todo muy bien.

Pasó el tiempo y me di cuenta que mi cuerpo pedía estiramiento y en ocasiones algo más lento. Hace mucho tiempo había tomado yoga así que con lo que me acordaba retomé la rutina y fue fenomenal.

Mi cuerpo agradecía los minutos que dedicaba al acondicionamiento físico y lo mostraba con tono muscular, más energía y la ropa me empezaba a quedar suelta.

Pasó el tiempo y llegó Zumba a mi vida. La combinación perfecta entre baile y ejercicio. No el ejercicio tradicional, que para mi es aburridísimo. Música divertida y movimientos de baile un poco más acentuados para convertirlos en entrenamiento más activo y tonificar todo el cuerpo. ¡Una maravilla!

zumba

Con el entusiasmo de Zumba llegó también el deseo de practicar más veces por semana. Ya iba por 5 días y me sentía muy bien. Unos días caminaba, otros hacía Zumba y otros yoga. ¡Fenomenal!


Por qué funciona

Tu cuerpo está hecho para moverse, para ser esbelto, saludable y fuerte. A diferencia de la mayoría de las máquinas que utilizamos a diario, mientras más mueves y utilizas tu cuerpo, mejor funciona. Si buscas una alternativa para comenzar a moverte, con 15 minutos que utilices para comenzar haces bien. Si puedes hacer 30 minutos es excelente o el mayor tiempo que puedas. Lo importante es que si solo cuentas con 15 minutos, es grandioso y tu cuerpo te lo agradecerá.

Es una maravilla que con ese tiempo que dediques a ti mismo, tu cuerpo comienza a eliminar toxinas, tu sistema circulatorio y linfático se activan y tus órganos se oxigenan mejor. Además, tu memoria mejora, te sientes de mejor ánimo, tonificas tu cuerpo, ayuda a que te sientas más relajado y te ayuda a dormir. Son muchos los artículos y estudios que confirman los beneficios de un entrenamiento intenso y de corta duración. Puedes leer algunos de ellos aquí .

Hoy día, y varios años después, combino Zumba con Spinning, yoga, dependiendo de mi estado de ánimo y en vez de 15 minutos, entreno por 30 minutos y siete días por semana. Se siente increíble. Quien diría que todo comenzó con 15 minutos de caminata 3 veces por semana.

spinning


Agrega un Menú de movimiento a tu vida

Un menú de movimiento es una lista de opciones que inspiran a que te muevas dependiendo tu nivel de energía, ánimo, tiempo y resistencia.

Cuando cuentas con una lista de opciones puedes elegir cómo moverte de acuerdo con tu estado de ánimo. A continuación, te ofrezco una lista de sugerencias que me han servido e inspirado a sacudir el esqueleto y mantenerme activa. Espero que también funcionen para ti.

  1. Correr bicicleta
  2. Caminar
  3. Brincar cuica
  4. Brincar en un trampolín
  5. Nadar
  6. Bailar
  7. Zumba
  8. Artes marciales
  9. Yoga
  10. Pilates
  11. Tai Chi
  12. Sembrar en el jardín
  13. Lavar el carro
  14. Limpiar la casa
  15. Correr patines
  16. Jugar Tenis/Golf/Baloncesto/Béisbol/Soccer/Vóleibol
  17. Jugar con los niños
  18. Levantar pesas
  19. TRX
  20. Acuaeróbicos

¿Te cuesta trabajo hacer algún tipo de entrenamiento físico? ¡Cuéntanos!