0

Your Cart is Empty

August 28, 2023 3 min read

Aun recuerdo el día en que, laborando como periodista, decidí renunciar luego de 13 años de trabajo en los medios de comunicación. Para despedirme, visité los escritorios de cada uno de mis colegas. Pensaban que me verían al día siguiente hasta que les dije “hoy es mi último día aquí”. La cara de asombro de todos era evidente. Y la mía, de felicidad plena. 

A mis 41 años dejé un “ empleo estable” para dar un salto a un campo nuevo. Hice un cambio de profesión y comencé desde cero. 

Aclaro que no fue un arranque de último momento. Fue una decisión pensada, reflexionada y meditada. Fue un paso que preparé desde 2009, cuando tomé la primera clase de masaje,  que fue a manera de curiosidad para saber qué me ofrecía el mundo del cuidado de la salud. 

Esa clase consistió en un curso corto de unas 6 semanas. Lo suficiente para enamorarme de esa profesión. 

Al finalizar los estudios, decidí buscar escuelas que se especializan en masaje terapéutico. Visité varios centros, desde las universidades hasta institutos especializados solo en masaje. Luego de analizar cada oferta académica, de revisar horarios que me permitieran estudiar y trabajar encontré el que fue mi hogar por un año y su directora, una gran mentora. Estudié en Puerto Rico Massage & Bodywork Institute en la Calle Loíza en Santurce y su directora Carmen Rivera Battle se convirtió en mi primera mentora. 

Fue un año intenso en el que trabajaba horas extra en la Redacción, ofrecía clases de salsa en la noche y estudiaba los fines de semana. Escribiendo estas líneas me cuestiono cómo pude con tanta responsabilidad. 

Sigo  mi intuición, esa voz bajita que está presente y  me guía cuando pienso que estoy insegura en hacer algo. Ella no falla, solo que a veces decido voluntariamente no escucharla, aunque al final le presto atención y la obedezco. En mi interior sabía lo que quería hacer, aun sabiéndolo quise preguntarle a personas cercanas mi decisión. En sus respuestas noté algo bien interesante. 

“¿Que tú vas a qué? ¿Estás loca?” Era la respuesta/pregunta que recibía. Después me di cuenta que les preguntaba a personas que toda su vida habían tenido un trabajo 8 am-5 pm y era lo que conocían. Es el tipo de persona que no asume riesgos y se siente feliz y cómoda con horarios asignados, tareas asignadas, días de vacaciones específicos y tareas específicas. Y eso está bien. 

Cuando uno quiere emprender un rumbo nuevo es vital preguntarle a personas que han recorrido ese camino previamente. Esa respuesta y experiencia compartida es valiosa. Al preguntarle a emprendedores o personas que tienen negocio propio, se alegraron, me dieron la bienvenida, me advirtieron de las ventajas, los inconvenientes, lo frustrante de los trámites gubernamentales entre otras cosas. Y todos me dijeron que no se arrepienten de haber emprendido. 

Luego de preguntarles a mi familia, en la que no hay emprendedores, amistades y personas conocidas me lanzo a lo nuevo y desconocido. 

Estoy clara en que en el campo de la salud es necesario mantenerse estudiando y actualizar conocimientos constantemente. Ese es mi compromiso desde que me gradué y así lo he cumplido. 

En esos 10 años mi práctica ha crecido grandemente. He creado una terapia para manejo de dolor que ha sido de gran beneficio para cientos de personas. Gracias al estudio de diversas técnicas tanto orientales como occidentales ha permitido que cada persona que viene a mí tenga un tratamiento personalizado, individual y único. 

Además de terapeuta de masaje licenciada, me convertí en arometerapeuta profesional certificada por la National Association for Holistic Aromatherapy

Comencé elaborando aceites para molestias musculares y para la relajación. Esa línea se extendió en sales terapéuticas, inhaladores personales para la congestión nasal, bálsamos para personas que padecen de diabetes y lo más reciente: sérum para el rostro, para el contorno de los ojos y un aceite para el cabello. 

Sigo creciendo, evolucionando y ayudando. Me siento bendecida porque puedo servir a otras personas. Sí hay retos, sin embargo, el poder ayudar a quien necesite de mí me da la energía, la fuerza y el motor para continuar adelante. 

Sí puedo decirte que, si tienes un sueño, busca la manera de ver cómo lo realizas, aunque quizá no se dé, inténtalo. Busca los recursos adecuados que puedan dirigirte por el camino correcto. Confía en tu intuición y sigue adelante. 

A ti que me lees, probablemente hayas recibido alguno de mis servicios, productos o blogs. Y quiero darte las gracias por eso, por apoyarme,  ayudarme a seguir adelante y leerme. 


Cuidarte es quererte 



Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Foto: Anete Lusina
Engaños del corazón: síntomas que pueden confundirse con ataque cardiaco 

February 05, 2024 3 min read

En el mes del corazón y de la salud cardiovascular quiero compartir con ustedes dos situaciones que me condujeron a la sala de emergencias pensando que se trataba de un ataque cardiaco. Afortunadamente mi corazón se encontraba y se encuentra bien, aunque pasé tremendo susto. 

¿Es posible alcanzar la plenitud?
¿Es posible alcanzar la plenitud?

January 29, 2024 3 min read

Si hay una palabra que tiene gran significado para mí es plenitud. Incluso, cuando busco su definición en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE)  no me satisface. Según RAE la plenitud es “totalidad, integridad o cualidad de pleno”. 

El aceite que borró una cicatriz en mi rostro
El aceite que borró una cicatriz en mi rostro

January 22, 2024 2 min read

Les quiero compartir un proyecto en el que he estado trabajando hace más de un año. 

Por un descuido corté parte de mi barbilla con la llave de mi auto. Sí, fue una maniobra ridícula que me costó un rasguño justo antes de mi clase de jazz. 

Lo único que tenía a la mano en el momento era alcohol porque debía entrar a clase. Lo apliqué y me fui a danzar.