0

Your Cart is Empty

April 25, 2022 2 min read

Hola amig@s

 
¡Qué muchas situaciones pueden sacarnos de nuestro centro! A veces se nos olvida que la vida es eso mismo, vida, sin adjetivos de buena, mala, difícil o retante. Es una serie de experiencias y vivencias que nos traen una enseñanza si sabemos aprovecharla. 
 
Y es que pretendemos juzgar cómo es la vida dependiendo de lo que nos pasa. Y lo que puede ser una ventaja y bendición para unos, para otro no lo es tanto. 
 
Por ejemplo, estás caminando en la calle y encuentras una carterita pequeña con dinero en su interior. No hay tarjeta de identificación ni nada que pudiese ayudar a identificar a quién pertenece. En ese caso puede que pienses ¡qué suerte, encontré dinero, ahora es mío!
 
Mientras, para la persona que perdió esa carterita, quizá era el único dinero que tenía para realizar algo importante y al perderla el día, su semana y quizá su mes, se complicó. 
 
Les comparto este ejemplo porque es una de las muchas maneras en las que tenemos oportunidad para observarnos sobre cómo actuamos. Tendemos a reaccionar como si fuera una situación que jamás tendrá solución. Olvidamos que todo pasa, nada es eterno. Ni lo que consideramos bueno, malo o duradero lo es. 
 
Cuando me ocurren situaciones que me sacan de mi "zona zen". Observo mi reacción. Trato de cerrar los ojos por un momento y siento dónde en mi cuerpo está esa emoción. En ocasiones no puedo hacerlo en el momento, mas hago el ejercicio siempre que puedo. 
 
¡Ojo! Sí me da coraje, frustración, alegría, llanto y los siento con intensidad. Y aprovecho para hacer lo siguiente: 
 
Me propongo entrar en contacto con esa emoción, prestarle atención. La razón por la que lo hago es porque si busco maneras de entretenerme para distraerme y no sentir, lo que estoy haciendo en realidad es prolongando la agonía que me provoca  esa emoción. 
 
Si por otra parte, cierro los ojos, respiro despacio y profundo y me conecto con esa emoción por unos minutos, voy notando cómo esa emoción se va reduciendo, hasta que llega un momento en que desaparece. Entonces, cuando la emoción se reactiva como parte de un estímulo provocado por un recuerdo, esa emoción es menos abrumadora. 
 
Te invito a que la próxima vez que sientas una emoción retante, cierres los ojos y la sientas. No tienes que saber cómo hacerlo, con seguir tu intuición es suficiente. Ella te guiará sobre qué hacer. 
 
¿Te ha pasado, cómo lo manejas?
 
Te invito a que entres a mi tienda online y veas las terapias y productos para el cuidado de la salud. 
 
Cuidarte es quererte
 
Hasta pronto 
 
Yami 

Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Cuando dudas de ti y te sientes incapaz
Cuando dudas de ti y te sientes incapaz

January 28, 2023 4 min read

¿Recuerdan que estuve tomando clases de Broadway Jazz en el Conservatorio de Música de Puerto Rico? Participé en el musical que presentan al final del semestre. 

Foto: Karolina Grabowska/Pixels.com
¿Una cicatriz puede causar restricción en tu cuerpo? ¡Sí! 

January 16, 2023 4 min read

Foto Jacskon David
¿Le temes a ser libre?

January 09, 2023 3 min read

Esta pregunta no debería extrañarte. Quizá si te la hago de otra manera la comprenderías: ¿le temes a la soledad?