0

Your Cart is Empty

August 15, 2022 5 min read

Les contaré mi experiencia sobre los pensamientos. Esas ideas o información que tenemos en nuestra mente que nos lleva a emitir un juicio, a veces sin que nos demos cuenta. Es una opinión que formamos de algo, de alguien y de nosotros mismos. 

Comienzo por decirles que lo que compartiré con ustedes es producto de mi experiencia de vida. Lejos de intentar cruzar la frontera de mi área de práctica, deseo más bien compartirles lo que he vivido con personas con quienes he estado en contacto, en especial como terapeuta de masaje y manejo de dolor. 

Hace varios años que he tenido la oportunidad de estudiar la meditación como disciplina mental. No tiene que ver con religión, sino como una herramienta que nos permite observarnos a nosotros, a nuestros pensamientos y nuestros actos. 

Qué bueno que nadie puede entrar en nuestra cabeza y ver lo que pensamos porque sería un horror, vergonzoso, espeluznante. La cantidad de dramas, discusiones, ilusiones, anhelos, fatalidades y cada idea que nos formamos de nosotros mismos y de los demás va poco a poco creando un efecto en nosotros, en nuestro cuerpo, en nuestra mente. 

Y es que “la mente no tiene vergüenza”, palabras del maestro de meditación Jack Kornfield. Podemos pensar cada cosa acerca de nosotros y de los demás. Lo peor es que somos crueles y duros con nosotros mismos, incluso más de lo que otras personas pudieran ser con nosotros. 

El peligro y el reto que surge con los pensamientos es que inventan historias que creemos y damos como ciertas. Te daré como ejemplo: podemos estar en el lugar más hermoso, en la naturaleza, con compañía exquisita y de repente viene un pensamiento y le prestamos atención, nos involucramos en ese pensamiento y continuamos agregando historias. Entonces nos sentimos tristes, enojados, desesperados, nos frustramos y hasta lloramos, a tal punto que estamos listos para salir de inmediato y tomar acción reaccionando a lo que pensamos. En realidad, seguimos en el lugar hermoso con grata compañía, pero nuestra mente nos ha llevado al infierno, a un dolor, un sufrimiento y un coraje que solo está en nuestra imaginación.

Esto me sucedió en un momento en mi vida cuando pensé que no sería capaz abandonar mi anterior empleo donde contaba con un sueldo seguro. Anhelaba crear una práctica privada y cambiar mi estilo de vida, porque mi vida en ese momento llevaba un  rumbo directo a enfermarme, vencerme por el agotamiento y el cansancio. 

Involucrarnos en nuestros pensamientos y dar por cierto todo lo que pasa por nuestra mente puede provocar  problemas de salud mental y física  como ansiedad, hipertensión, palpitaciones, insomnio, falta de apetito, solo por mencionar algunos. 


Entonces,¿qué hacemos? 

Comparto con ustedes lo que me ha ayudado. Poder conocer que existen herramientas que nos permiten ser conscientes de la llegada de un pensamiento y de lo que ocurre en nuestro cuerpo cuando ese pensamiento llega nos da mucho poder y confianza. 

Se llama atención plena o mindfulness. Consiste en ejercicios para poder ubicarnos en el tiempo presente sin emitir juicios. Es ver nuestra vida tal y como es, sin aferrarnos a las cosas que nos suceden. Según la meditación de atención plena, es importante observar las situaciones de la vida sin apego. Cuando vemos las circunstancias o lo que nos ocurre como parte de la vida, podemos distanciarnos y no verlo como un ataque personal hacia nosotros, sino parte de la diversidad de sucesos que pueden ocurrir en la vida. Y a todos nos pasa. 

Esto no significa que las cosas que suceden no nos afecten, todo lo contrario, reconocemos que sí nos afectan, observamos cómo nos sentimos y prestamos atención a nuestros pensamientos y cómo esos pensamientos afectan nuestra manera de actuar y nuestro juicio. 

Según estudios, la mente puede generar hasta 70,000 pensamientos diariamente, y de estos 90% fue lo mismo que pensamos ayer, o sea, pensamientos reciclados. Pueden imaginarse la angustia, el dolor, el coraje, la frustración y la tensión que esto genera en nuestro cuerpo y en nuestra mente. 

Además, los pensamientos por lo general, no siempre, tienen una connotación negativa.¿Por qué? Porque la mente tiene un poco de información verídica y el resto son construcciones, historias que hacemos en torno a esa poca información. 

Esto aplica también cuando una persona tiene dolor crónico. Piensa que nunca se recuperará, que ese dolor será incapacitante y que estará así de por vida. Imagínate pensar de esa manera día tras día por semanas, meses y hasta años.¿Qué crees que sucederá finalmente? Probablemente la persona ya de por hecho que nunca se recuperará. 

También lo viví cuando sufrí una lesión en mi rodilla derecha. Ocurrió durante un ensayo de baile hace muchos años. Debido a que me lastimé un ligamento, la sanación tardó más de un año. Tuve que trabajar con mi mente para que dejara de pensar que estaría cojeando el resto de mi vida. Decidí buscar alternativas para poder recuperarme de esa terrible lesión y lo logré. Para ese tiempo no conocía la atención plena. Estoy segura que de haber conocido sobre el tema, me hubiese recuperado mucho más rápido. 

Es de gran importancia que sepamos que existen herramientas que nos ayudan a lidiar con este tipo de pensamiento. Actualmente, los psicólogos tienen amplio conocimiento y uso de lo que es la práctica de la atención plena y la utilizan para ayudar a las personas a saber y entender cómo estar en el momento presente, cómo identificar que los pensamientos que nos causan sufrimiento están aflorando y qué hacer al respecto. 

Ejercicios sencillos como centrar la concentración en la respiración por un minuto puede interrumpir el patrón de pensamientos negativos. 


En mi caso, me sirve de gran recurso la aplicación gratuita Insight Timer.  En ella puedes encontrar meditaciones guiadas y charlas en inglés y en español. Me ha servido de gran ayuda para mejorar el ser más consciente de mis pensamientos y cómo estos influyen en cómo me siento. 

Si lo deseas puedes descargar la aplicación gratuita en tu móvil para tener acceso a charlas y meditaciones. Siempre las tengo accesibles y me gusta escucharlas mientras voy conduciendo. 

Te invito a que te des la oportunidad de hacer algo por ti. Te ayudará mucho, te sentirás más tranquilo, energizado, productivo y podrás ver tu vida de una perspectiva diferente. Te darás cuenta de cosas que antes no te habías percatado y podrás tomar decisiones importantes en tu vida de una manera más tranquila, equilibrada y segura. 


Cuidarte es quererte 

Yami Otero
Yami Otero



Also in Sabías que..

Después del huracán ¿cómo estás?
Después del huracán ¿cómo estás?

September 24, 2022 3 min read

El huracán Fiona dejó devastación, dolor y pérdidas, mientras aún no nos hemos recuperado totalmente luego del paso de María hace cinco años. Y aquí estamos. 

Te pregunto, ¿cómo estás? ¿Cómo te estás manejando en esta situación?

Compasión, empatía y resiliencia es lo que necesitamos practicar más activamente según mi punto de vista. 

¿Estás bajo estrés? Pintura pincel y lienzo es lo que necesitas
¿Estás bajo estrés? Pintura pincel y lienzo es lo que necesitas

September 12, 2022 4 min read

Por primera vez asistí a una clase de pintura colectiva. Los llamados Wine and Paint, donde por un precio predeterminado y accesible tienes la experiencia de pintar de manera guiada por un maestro un objeto en específico. Usualmente se pintan flores en un envase aunque puede ser cualquier objeto inanimado. 
Foto NEOSiAM 2021
Si te enorgullece hacerte fuerte esto es para ti 

September 05, 2022 4 min read

Por muchos años - cuando no llevaba un estilo de vida saludable - me enorgullecí de ser fuerte de sentimientos, de no llorar ni derrumbarme - al menos delante de la gente- cuando sentía que debía  permanecer como un roble para otros.