0

Your Cart is Empty

June 27, 2022 3 min read

 

Hace varios años estudio la disciplina mental y autoconocimiento a través de la meditación. Este método de investigación propia me ha ayudado a percatarme de muchas cosas que hago automáticamente, sin saber por qué. Al estudiar a fondo mi comportamiento me ha permitido  tener muchos momentos de introspección. 

Esta disciplina es muy valiosa porque te guía a conocer cómo prestar atención en el momento presente y cómo tu cuerpo reacciona a diferentes circunstancias que nos presenta la vida. Usualmente, cuando algo no nos gusta nos tensamos. Esa es una señal del cuerpo autoprotegiéndose de un posible peligro físico o mental. Mediante este estudio puedo percatarme casi de inmediato cuando mi cuerpo reacciona ante una situación. 

La manera en que estudio esta disciplina mental  es a través de charlas (podcasts), lecturas, ejercicios prácticos y meditación guiada. 

En una de las charlas que escuché hablaba sobre a qué nos aferramos. Y dio el ejemplo de si miramos nuestro entorno, nuestro hogar o nuestra habitación, si lo que vemos refleja lo que somos ahora o por el contrario lo que éramos y cómo pensábamos hace años. 

Sentí curiosidad por hacer el ejercicio de observación. Y me percato de la infinidad de cosas que guardo por un valor sentimental. Entre estos recuerdos están: diplomas y trofeos desde escuela elemental, cassettes con grabaciones de mis amigas de escuela superior, cartas, boletos de conciertos, postales, mis primeros zapatos de baile y medias mallas, así como el vestido de la noche de graduación. Y si sigo no termino de mencionar. 

Entonces entro a mi joyero, donde guardo mis prendas. Vi la cantidad de collares, pulseras, pantallas y otra bisutería que he guardado por más de 25 años. No las uso, no hago nada con ellas y están ocupando un espacio que bien puedo dar otro uso. 

Es entonces que tuve un momento de reflexión. Saqué todas las prendas del joyero, las evalué minuciosamente una por una. Las que estaban rotas y aún conservaba para luego repararlas (ese luego nunca ocurrió) las descarté. Entonces procedí a limpiar cuidadosamente las que estaban en buenas condiciones. 

Cada una de ellas me transportó a momentos de mi niñez, adolescencia y vida universitaria. Este ejercicio provocó carcajadas, lágrimas y nostalgia. 

“Ya es momento de dejar ir. Muchas gracias por todos estos años junto a mi. Ahora corresponde que otras personas puedan utilizarlas”. 

La tarea me tomó gran parte de la tarde. Las tomé y las guardé en un bolso que llevaría a un contenedor donde se recicla ropa. 

Junto a ese bolso incluí una carta explicativa, para que la persona que las encontrara supiera que no eran robadas. Que fue producto de una decisión pensada y que estaban allí intencionalmente, aguardando por la próxima persona que desee utilizarlas. 

Cuando caminaba a depositar el bolso en el contenedor pude sentir mi contentura. Estaba sonriendo, me sentía serena y plena. El desprenderse y soltar es poderoso. 

Aún falta realizar varios ejercicios porque hay otros objetos que cumplieron su propósito en mi vida, están en varias cajas que se van mudando conmigo a todos los espacios que ocupo. 

Ya esa tarea la tengo pendiente y espero poder realizarla pronto. 

Este proceso me ha servido para sentir gratitud hacia los momentos, las circunstancias, experiencias, por las personas y por la vida. 

El aferrarnos a cosas del pasado en ocasiones pudiera dejarnos estancados. No es lo mismo recordar momentos a vivir en el pasado. El pasado pienso que debe utilizarse como referencia, pero no vivir en él, ya que puede estancarnos y no nos permite ver con claridad el presente para poder tomar mejores decisiones en el futuro. 

Cuidarte es quererte 

Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Foto: Anete Lusina
Engaños del corazón: síntomas que pueden confundirse con ataque cardiaco 

February 05, 2024 3 min read

En el mes del corazón y de la salud cardiovascular quiero compartir con ustedes dos situaciones que me condujeron a la sala de emergencias pensando que se trataba de un ataque cardiaco. Afortunadamente mi corazón se encontraba y se encuentra bien, aunque pasé tremendo susto. 

¿Es posible alcanzar la plenitud?
¿Es posible alcanzar la plenitud?

January 29, 2024 3 min read

Si hay una palabra que tiene gran significado para mí es plenitud. Incluso, cuando busco su definición en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE)  no me satisface. Según RAE la plenitud es “totalidad, integridad o cualidad de pleno”. 

El aceite que borró una cicatriz en mi rostro
El aceite que borró una cicatriz en mi rostro

January 22, 2024 2 min read

Les quiero compartir un proyecto en el que he estado trabajando hace más de un año. 

Por un descuido corté parte de mi barbilla con la llave de mi auto. Sí, fue una maniobra ridícula que me costó un rasguño justo antes de mi clase de jazz. 

Lo único que tenía a la mano en el momento era alcohol porque debía entrar a clase. Lo apliqué y me fui a danzar.