0

Your Cart is Empty

June 20, 2022 2 min read

De seguro has escuchado en un sinnúmero de ocasiones que el cuerpo tiene “nudos que hay que romper” cuando se refiere a áreas musculares donde se aloja tensión. 

Piensan que para que responda, curarlo o aliviarlo es necesario recibir presión, apretones, en una manera de castigar cuando el cuerpo duele. 

Es momento de darle un mejor tratamiento a nuestro cuerpo y debe comenzar con nuestra mente. 

El nos ha llevado todos estos años, ha sobrevivido maltrato, deshidratación, pocas horas de sueño, mala alimentación, excesos y sigue ahí reformándose y reajustándose para poder continuar respondiendo a nuestras exigencias, en especial cuando pedimos mucho y le damos muy poco. 

El cuerpo necesita cuidados. Cuando una persona acude a una terapia de masaje o algún tipo de tratamiento manual, a diferencia de romper tejido, desintegrar, obligar a un área a que responda, lo que hacemos es ayudar  a que por medio de manipulaciones, estiramientos y masaje pueda tener su homeostasis, es decir, la capacidad que tiene en su interior para poder mantener una condición interna balanceada químicamente y así poder responder a los cambios en su entorno. Está constantemente adaptándose para poder sobrevivir. 

Con las manipulaciones facilitamos que el cuerpo pueda realizar los diferentes procesos necesarios para su mayor funcionamiento. Esto se logra, solo por mencionar algunas maneras,  con la activación de la circulación sanguínea, que es solo muchas de las maneras en que lo ayudamos. Al activar la circulación, como en la sangre se encuentra oxígeno, nutrientes, hormonas y gases permitimos que todos esos componentes lleguen a donde es necesario para que el tejido pueda revitalizarse, reducir el dolor, bajar la inflamación y relajar el área. 

Puedes comenzar a cambiar la manera en que ves y tratas tu cuerpo con intención y pensamiento. 

Por ejemplo, cuando te despiertas en la mañana, agradécele que estás vivo, que puedes moverte, respirar. Da las gracias porque pudiste conciliar el sueño la noche anterior. 

Al momento del desayuno, cuando sientes el aroma de tu alimento, agradece tu olfato. Al momento de ingerir los alimentos, te invito a que lo hagas con la intención de que lo que comerás servirá de medicina, de alimento, de energía para cuidarlo y mantenerlo saludable. 

Las veces que camines de un lugar a otro agradece que te permite moverte a donde deseas. 

Y cuando duele, ¡ah, sí,  duele! No te molestes con él. Solo está pidiendo que le prestes atención. Que dejes lo que estás haciendo y por un momento lo atiendas porque te está avisando que algo no está bien. Ya sea por excesos, falta de descanso o el inicio de alguna enfermedad o condición que puede prevenirse. 

Así de maravilloso es nuestro cuerpo. Incluso, cuando lo maltratamos con una mala comida, en el momento en que pausamos e ingerimos alimentos nutritivos, el cuerpo lo agradece recuperando la salud y su buen estado. 

Te invito a que hagas la prueba y comiences el ejercicio de agradecimiento. Esto te ayudará a crear conciencia de lo importante que es y te permitirá tomar mejores decisiones para cuidarlo y que dure saludable muchos años. 


Cuidarte es quererte 

Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Foto: Anete Lusina
Engaños del corazón: síntomas que pueden confundirse con ataque cardiaco 

February 05, 2024 3 min read

En el mes del corazón y de la salud cardiovascular quiero compartir con ustedes dos situaciones que me condujeron a la sala de emergencias pensando que se trataba de un ataque cardiaco. Afortunadamente mi corazón se encontraba y se encuentra bien, aunque pasé tremendo susto. 

¿Es posible alcanzar la plenitud?
¿Es posible alcanzar la plenitud?

January 29, 2024 3 min read

Si hay una palabra que tiene gran significado para mí es plenitud. Incluso, cuando busco su definición en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE)  no me satisface. Según RAE la plenitud es “totalidad, integridad o cualidad de pleno”. 

El aceite que borró una cicatriz en mi rostro
El aceite que borró una cicatriz en mi rostro

January 22, 2024 2 min read

Les quiero compartir un proyecto en el que he estado trabajando hace más de un año. 

Por un descuido corté parte de mi barbilla con la llave de mi auto. Sí, fue una maniobra ridícula que me costó un rasguño justo antes de mi clase de jazz. 

Lo único que tenía a la mano en el momento era alcohol porque debía entrar a clase. Lo apliqué y me fui a danzar.