0

Your Cart is Empty

April 17, 2023 4 min read

¿Te desenfocas de tus tareas a menudo? Esto puede ayudarte 

Intencionalmente calendaricé redactar este blog el viernes a la 1 de la tarde. En lugar de hacerlo, procrastiné. En vez de sentarme a escribir hice otras cosas.

Aproveché el día muy bien, pero no con lo que tenía pautado hacer. Entonces, recalendaricé escribir 3 blogs desde las 11:30 am hasta la 1:30 pm del sábado. Aquí estoy, enfocada, redactando. En el momento de este teclear son las 12:24 pm. Estoy a tiempo. 

¿Cuál fue la diferencia entre ayer y hoy? 

La respuesta es sencilla, sin embargo requiere concentración y esfuerzo para llevarla a cabo. 

Se trata de prestar atención a lo que estoy haciendo en el momento, aquí y ahora. 

Recuerdo que al principio hacer las tareas de la casa me tomaba el día entero. Y era porque no me daba cuenta de que me desenfocaba. Comenzaba agarrando la escoba para barrer. Encontraba algo en el piso y ya era motivo suficiente para detenerme,  hacer otra cosa que nada tenía que ver con las tareas del hogar y ahí se me iba el tiempo. 

Así estuve por años. Sintiéndome letárgica, mal. Claro, tenía otro estilo de vida, me alimentaba mal, descansaba poco. Este conjunto de malos hábitos restaba  energía y fuerzas para hacer lo que tenía pendiente. 

Hace pocos años comencé a leer sobre la atención plena. Algo que puede ser tan sencillo como prestarle atención a tu respiración por 1 minuto. ¿Y cómo respirar con atención por 1 minuto puede hacer que te concentres mejor?

Te doy la respuesta partiendo de mi experiencia. Fue algo que pude lograr poco a poco. El prestarle atención a la respiración en detalle, como por ejemplo la temperatura que sentía en el aire cuando entraba por las fosas nasales y la temperatura del aire cuando salía. Ese ejercicio permitió que mi mente descansara un poco de la cantidad de pensamientos veloces que pasaban en cuestión de segundos. 

Luego de hacer el ejercicio por 1 minuto, lo aumenté a 2, luego a 3 minutos y así continué hasta hacerlo por 30 minutos. 

El ejercicio me permitía estar más en el momento presente y percatarme de cuando un pensamiento me distraía. De eso se trata la atención plena, según mi experiencia, de identificar cuando ese momento de desconexión sucede. Ahí es que comienzas a dominar cómo reacciona tu mente. 

Lo bueno de crear la conciencia de identificar cuando te estás diluyendo es que puedes regresar a realizar la tarea que estabas haciendo. Al menos, tienes la conciencia de que te desviaste y puedes tomar la decisión de continuar desviado o regresar a enfocarte. 

No significa que no procrastine, sí, lo hago, y  me doy cuenta. Entonces procrastino de manera consciente, sin sentirme culpable. Eso sí, la tarea pendiente la pospongo para realizarla luego y no me olvido de ella. 

Sí les digo que estar más tiempo en el momento presente me permite conservar mi energía. No me percataba cuánto esfuerzo requiere estar con el pensamiento constantemente en el pasado, recreando momentos ya sea agradables o de sufrimiento, como suele ocurrir, con todas las consecuencias que trae de tristeza, decepción, dolor. 

Tampoco me percataba del esfuerzo y de la energía que me succionaba planificar o inventar un futuro, que la mayoría de las veces las cosas sucedían distinto a lo imaginado, es más, en otras muchas ocasiones, ni siquiera sucedían. Y ahí estaba yo, exhausta, drenada, triste, frustrada. Por tanto, aprovechar el tiempo y traer la mente al momento presente te hace sentir con energía y alegría. 

Lo bueno de la procrastinación es que al ser una conducta aprendida, también se puede desaprender. 

Aquí te ofrezco 9 técnicas para aprovechar el tiempo, de la página de psicólogos expertos en productividadtacticapractica.com

  1. Establece tus objetivos: mientras más específicos sean, mayor éxito tendrás al cumplirlos. Te doy mi ejemplo: en vez de decir, voy a sentarme a escribir a x hora, lo especifico: me sentaré a escribir sobre mi experiencia con la procrastinación  de x hora  a x hora. Y respetar ese objetivo.

  2. Organiza tu día: planifica agenda en mano no más de 3 tareas para un día y asígnale un horario realista. Identifica el tiempo aproximado que te pueda tomar realizar una tarea y haz un esfuerzo consciente por mantenerte enfocado hasta terminarla.

  3. Divide tu trabajo: agrupa tareas pequeñas, fáciles de realizar para que puedas hacerlas un mismo día. Las tareas de mayor tiempo te pueden tomar mayor planificación. Así que al realizar varias tareas cortas el mismo día puedes celebrar el sentimiento de logro, de haber completado tu objetivo.

  4. Elimina distracciones: para poder mantenernos enfocados necesitamos identificar cuáles son nuestras mayores distracciones que hacen que nos diluyamos. Las mayores distracciones son: 

  5. El celular:puedes activar el modo silencioso mientras realizas tus tareas. Si temes que pueda entrar una llamada urgente, entonces programa el dispositivo para que solo entren las llamadas que esperas. 

  6. Acceso a internet:esto sucede si estás trabajando en una computadora. De ser el caso, inhabilita el uso de la navegación y solo utiliza la conexión a internet para realizar el trabajo pendiente. 

  7. Personas en tu entorno:si bien no puedes pretender que estén en silencio, sí puedes establecer límites y decirles que por favor no te interrumpan hasta que termines la tarea pendiente.

  8. Recompensa tu esfuerzo: celebra tu sensación de logro. No es lo mismo hacer algo agradable que hacer algo agradable que te has ganado. Esta satisfacción provocará que en futuras ocasiones evitar la procrastinación sea más fácil.

  9. Personaliza tus estrategias:todas las personas procrastinamos de una manera diferente. Es importante que puedas identificar cuáles son tus detonantes de distracción para que puedas saber qué hacer cuando ocurren y así evitarlos. Así podrás aprovechar mejor el tiempo porque al saber lo que te distrae puedes planificar y evitarlos o saber qué hacer en el momento en que ocurra una distracción. En mi caso funciona detenerme, tomar una respiración profunda con los ojos cerrados, exhalar, estirarme y continuar la tarea. Te recomiendo que lo intentes, es posible. ¡Anímate!


Cuidarte es quererte 

Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Foto: Anete Lusina
Engaños del corazón: síntomas que pueden confundirse con ataque cardiaco 

February 05, 2024 3 min read

En el mes del corazón y de la salud cardiovascular quiero compartir con ustedes dos situaciones que me condujeron a la sala de emergencias pensando que se trataba de un ataque cardiaco. Afortunadamente mi corazón se encontraba y se encuentra bien, aunque pasé tremendo susto. 

¿Es posible alcanzar la plenitud?
¿Es posible alcanzar la plenitud?

January 29, 2024 3 min read

Si hay una palabra que tiene gran significado para mí es plenitud. Incluso, cuando busco su definición en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE)  no me satisface. Según RAE la plenitud es “totalidad, integridad o cualidad de pleno”. 

El aceite que borró una cicatriz en mi rostro
El aceite que borró una cicatriz en mi rostro

January 22, 2024 2 min read

Les quiero compartir un proyecto en el que he estado trabajando hace más de un año. 

Por un descuido corté parte de mi barbilla con la llave de mi auto. Sí, fue una maniobra ridícula que me costó un rasguño justo antes de mi clase de jazz. 

Lo único que tenía a la mano en el momento era alcohol porque debía entrar a clase. Lo apliqué y me fui a danzar.