0

Your Cart is Empty

June 19, 2023 3 min read

El ajetreo diario por las diversas tareas y gestiones que nos imponemos realizar cada día nos drena. Nuestra mente se encuentra planificando el futuro o recordando el pasado. Ambas acciones provocan emociones y pensamientos, que según mi experiencia terminan agobiándonos. 

Quiero compartirte la técnica que me ha ayudado a anclarme y a reducir esos niveles de ansiedad provocados por el corre corre diario. 

Practicar la atención plena o mindfulness tiene una diversidad de maneras para ayudarte a anclar la mente en el presente. ¿Qué significa eso?

Te contaré mi experiencia con el tema. Llevo cerca de 8 años practicando Mindfulness o atención plena diariamente. Crear la disciplina me tomó un tiempo, ya que cuando uno actúa en automático, se crean unos patrones en nuestra mente y nuestro cuerpo que requiere un esfuerzo consciente y planificación para poder mejorarlo. 

El tiempo presente es el ahora. Lo que está ocurriendo en este instante. Es lo que pasa mientras estás respirando, leyendo este blog. Las otras alternativas son el pasado, que es posible recrearlo constantemente por medio de los pensamientos. El futuro, que aún no ha llegado, por tanto tendemos a recrearlo-adivinarlo por medio de la imaginación. 

Cuando la mente y el cuerpo no están en sintonía porque la mente está recordando el pasado o planificando el futuro viene el sufrimiento. En budismo, practicado como disciplina mental y no como religión, el sufrimiento tiene un significado diferente: es la angustia, la incomodidad, la inconformidad que provoca el recordar o el imaginar. Es muy difícil pensar en el pasado o en el futuro sin que provoque una reacción de las emociones. 

Cuando estamos conscientemente en el presente, la situación cambia. Si nos concentramos en nuestra respiración; si nos detenemos a observar nuestro entorno, ya sea que estemos al aire libre o en nuestro hogar, esa desconexión del pasado y del futuro provocada por esos minutos en el presente permite que nuestro cuerpo, mente y emociones liberen la sobrecarga. El resultado es una relajación que te permite recargarte de buena energía.


Hagamos el siguiente ejercicio: 

  1. Si estás dentro de tu hogar o de tu oficina, procura sentarte un momento. Si estás en un lugar donde puedas ver el verdor de un árbol, de las montañas o de la grama, elige algún área a la que le prestarás atención. Si estás en un lugar cerrado, puedes cerrar los ojos y prestar atención a la respiración.

  2. Ya sea en un espacio cerrado o al aire libre, elige a qué le prestarás atención.

  3. Si decides cerrar los ojos, inhala lentamente por la nariz y exhala por la nariz.

  4. Siente la temperatura del aire al entrar por tus fosas nasales. ¿Qué sensaciones te provocan? ¿Cuál es la temperatura del aire al entrar por la nariz?

  5. Presta atención a ese momento donde dejas de inhalar y comienzas a exhalar. ¿Es una fracción de segundo? ¿Toma más tiempo?

  6. Siente la temperatura del aire al exhalar. ¿Cómo se compara con la temperatura del aire durante la inhalación?

  7. Repite este ejercicio varias veces y luego, abre los ojos.

  8. Si estás al aire libre, presta atención a algún objeto, algún color. ¿Cuáles son sus formas? Observa los detalles, solo observa. No es necesario juzgar belleza, tamaño, solo presta atención.

  9. Es normal que surjan pensamientos durante este ejercicio, de ser así, déjalos ir y regresa tu atención a lo que estabas observando.

  10. Permanece en la observación por un tiempo corto. Luego respira. Haz una pausa para observar tu entorno. 

Ahora observa cómo te sientes luego de haber practicado este ejercicio. ¿Te sientes con mayor relajación? ¿Tu mente bajó revoluciones? 


Te invito a que practiques este ejercicio a diario, si te es posible. También compártelo con quien entiendes le pueda ser de utilidad. Es importante que además de velar por nosotros, velemos por los demás y compartamos herramientas que nos ayuden a sentir mejor. ¡Es posible! 


Cuidarte es quererte


Yami 

Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Foto: Anete Lusina
Engaños del corazón: síntomas que pueden confundirse con ataque cardiaco 

February 05, 2024 3 min read

En el mes del corazón y de la salud cardiovascular quiero compartir con ustedes dos situaciones que me condujeron a la sala de emergencias pensando que se trataba de un ataque cardiaco. Afortunadamente mi corazón se encontraba y se encuentra bien, aunque pasé tremendo susto. 

¿Es posible alcanzar la plenitud?
¿Es posible alcanzar la plenitud?

January 29, 2024 3 min read

Si hay una palabra que tiene gran significado para mí es plenitud. Incluso, cuando busco su definición en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE)  no me satisface. Según RAE la plenitud es “totalidad, integridad o cualidad de pleno”. 

El aceite que borró una cicatriz en mi rostro
El aceite que borró una cicatriz en mi rostro

January 22, 2024 2 min read

Les quiero compartir un proyecto en el que he estado trabajando hace más de un año. 

Por un descuido corté parte de mi barbilla con la llave de mi auto. Sí, fue una maniobra ridícula que me costó un rasguño justo antes de mi clase de jazz. 

Lo único que tenía a la mano en el momento era alcohol porque debía entrar a clase. Lo apliqué y me fui a danzar.