0

Your Cart is Empty

September 11, 2023 4 min read

En mi práctica privada como terapeuta veo con mucha frecuencia personas que sufren dolor crónico o alguna inconformidad en su salud, quieren hacer algo, saben qué hacer pero no comienzan. 

Y nos pasa a todos, utilizo el ejemplo de la salud porque es lo que trabajo a diario. Necesitamos hacer algunos cambios, sabemos lo que tenemos que hacer, pero no comenzamos. ¿Por qué ocurre? 

Hay una explicación, que no debe ser una excusa para arrancar y mover nos a hacer lo que necesitamos. 

¿Te das cuenta que cuando estás en un lugar cómodo no te quieres mover? Y en ocasiones no estás tan cómodo, aun así no te quieres mover. Se trata de la inercia, que significa quedarnos en nuestra zona cómoda y nos resistimos al cambio. 

Nos resistimos al cambio porque es la manera que tiene nuestro cerebro para protegernos, es un mecanismo de defensa para evitar peligro y riesgo. No obstante, es necesario generar modificaciones para poder lograr lo que queremos. 

Además de la resistencia al cambio y la inercia tiene mucho que ver las costumbres y tradiciones tanto culturales como familiares. Por tanto, cuando queremos  hacer algo positivo para nuestra salud y nuestro bienestar requiere hacer unos cuantos ajustes en nuestra vida y en nuestro pensamiento. 


¿Por dónde empezamos?

Te contaré qué me ha funcionado partiendo de mi experiencia, de libros que he leído e investigaciones que he realizado. Te resumiré todo para que puedas comenzar a organizarte para realizar cambios. Seré tu “curadora de información”. 

 

  1. Identifica qué quieres lograr - probablemente dirás que “quieres sentirte bien”. Y eso es excelente. Ahora pregúntate, qué es sentirte bien para ti. Si se trata de no tener dolor en algún área en específico, perder peso, ser una persona más organizada. Para poder saber qué quieres, necesitas tomarte un momento, una pausa y escucharte. Esta respuesta no se obtiene si estás ocupad@ todo el tiempo. Es importante tomar un momento, dedicar un rato para poder evaluar qué necesitas, una vez identificado, anótalo, escríbelo. Ya cuando lo ves escrito, es como si se materializara y puedes darle forma a cómo lograrlo

  2. Planifícate y establece tu meta - si quieres tener resultados diferentes, entonces haz las las cosas de una manera diferente. Paso a paso, vas creando nuevos hábitos. Solo necesitas 10 minutos al día para comenzar y saber por qué es importante para ti. Si quieres perder peso, con 10 minutos de actividad física puedes comenzar. Puede ser caminar, correr bicicleta, subir y bajar escaleras, bailar dos canciones, lo que más te guste o te motive, pero hazlo. Esos 10 minutos se convertirán en 15 minutos, luego en 20 minutos, en la medida en que te vayas motivando y viendo resultados. Lo ideal es que lo hagas todos los días a la misma hora, eso permitirá un cambio de mentalidad, de hacer las cosas de una manera diferente para poder tener resultados. 

  3. Haz recordatorios “reminders”  - sí, recordarte que estás implementando algo nuevo ayudará a tu cerebro a disciplinarse. Con la ayuda de la tecnología puedes crear recordatorios en tu dispositivo móvil: reloj inteligente, celular, computadora. Incluso, si prefieres los métodos tradicionales puedes pegar un papel de color brillante en la puerta de la nevera, en el espejo del baño, y en lugares estratégicos que te recuerden tu compromiso. También puedes escribir mensajes de motivación que te animen a tu nueva visión. 

  4. Escribe tu progreso -documentar cómo vas manejando la ruta para tu meta es importante. Puedes crear un diario digital o en papel porque te ayuda a visualizar y traer a la realidad lo que está en tu mente. Puede ser una o dos oraciones de cómo estuvo el ánimo para realizar tu tarea, qué sentiste antes, durante y después. Puedes escribir también las ideas que surgen en este proceso. Cuando llegues a tu meta al leerlo tendrás la satisfacción de que todo eso que viviste te llevó al resultado. Te recomiendo que cuando lo leas, lo hagas sin ánimo de juzgarte, y sí con curiosidad para que te sorprenda de lo que eres capaz de lograr.

  5. Comparte tu proyecto con gente que te apoye - cuéntale a esa persona que te motiva siempre lo que estás haciendo. Dile lo importante que es para ti lo que estás haciendo e invítale a que te pregunte por tu proceso para que te ofrezca palabras de aliento en el transcurso de lograr tu meta. 

  6. Trátate bien - sé amable contigo. Hay ocasiones en las que las cosas no salen como queremos, no podemos hacer lo planificado, o no nos sentimos bien. Permítete un momento para decirte “esta vez no lo pude hacer,  pero mañana lo retomo” y al día siguiente, hazlo, cumple tu palabra contigo. 

  7. Halágate y recompénsate - cuando alcances tu meta celébralo y continúa comprometid@ con el resultado. Para eso puedes establecer metas nuevas. Ya para cuando logres tu cometido habrás creado el hábito, el ánimo y el deseo de estar bien. Porque una vez vives lo que es sentirte bien en tu cuerpo y contigo mismo ¿quién quiere regresar a sentirse mal? 

Recuerda que es un cambio de mentalidad y de hábitos que se logra paso a paso, con consistencia, compromiso, reconociendo que la inseguridad o los temores puede que estén ahí o que surjan en el proceso, lo importante es dar un primer paso, aunque sea con temor, este te llevará a un segundo paso y de ahí emprenderás el caminar hacia lo que deseas lograr. ¡Tú puedes! 


Cuidarte es quererte 

Yami Otero
Yami Otero


Leave a comment


Also in Sabías que..

Foto: Anete Lusina
Engaños del corazón: síntomas que pueden confundirse con ataque cardiaco 

February 05, 2024 3 min read

En el mes del corazón y de la salud cardiovascular quiero compartir con ustedes dos situaciones que me condujeron a la sala de emergencias pensando que se trataba de un ataque cardiaco. Afortunadamente mi corazón se encontraba y se encuentra bien, aunque pasé tremendo susto. 

¿Es posible alcanzar la plenitud?
¿Es posible alcanzar la plenitud?

January 29, 2024 3 min read

Si hay una palabra que tiene gran significado para mí es plenitud. Incluso, cuando busco su definición en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE)  no me satisface. Según RAE la plenitud es “totalidad, integridad o cualidad de pleno”. 

El aceite que borró una cicatriz en mi rostro
El aceite que borró una cicatriz en mi rostro

January 22, 2024 2 min read

Les quiero compartir un proyecto en el que he estado trabajando hace más de un año. 

Por un descuido corté parte de mi barbilla con la llave de mi auto. Sí, fue una maniobra ridícula que me costó un rasguño justo antes de mi clase de jazz. 

Lo único que tenía a la mano en el momento era alcohol porque debía entrar a clase. Lo apliqué y me fui a danzar.